sábado, 28 de febrero de 2009

Estos Meses




Meses, meses en que no escribe
Insensible pasar del soplo de los días
Transita en la superficie del camino
Horas en que solo ve crecer la hierba

Meses plagados de idénticas semanas
Escuchó mil veces la misma melodía
Lunas y soles colonizaron en su piel
Marcas indelebles zurcidas en el alma

Meses contemplados con la cara de lluvia
Ríspidas las manos que pierden el color
Mañanas de golpes al reloj sin manecillas
Noches de colmillos fieros en la sed de tinta

Meses dormitando a la sombra del suspiro
Lame tenaz la reja el espontáneo prisionero
Luces y sombras en el perfil del silencio
Juego de dados, azar su destino involuntario

2 comentarios:

Celeste dijo...

Y los meses pasan, y las semanas, y los días... y pasa todo, menos lo que siento.

Beso celeste...

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

No hay tortura más grande que el tiempo pasando rutinariamente, sin grandes cambios que hagan la vida más vivible...y es algo que quizás se disimula por el propio devenir de la vida diaria, pero al final hace colapsar.

Saludos afectuosos, de corazón.