miércoles, 23 de julio de 2008

Tu Ausencia



Hoy tampoco te veré, y aunque me niego a admitir que extraño ver tu sonrisa dibujada en esa cara de seriedad que tienes; suspiro, me rindo, y acepto que tú te has convertido en esa necesidad que tortura, en esa penuria que hace morir lentamente. Estos minutos que pasan y en los que logra atraparme la nostalgia se convierten en cruces que marcan más tu ausencia. Si. Duele no poder verte, duele tu ausencia, duelen estas dagas que se clavan sin piedad y sin coherencia en este corazón que estas matando a recuerdos, y es en este pecho donde a momentos todo se ahoga en el deseo de ti. En este silencio vislumbro tu figura, y me devora la urgencia, yo ya quiero tenerte de nuevo aquí, conmigo... Todo lo tuyo me hace falta.

Hoy tengo ojos de pupilas inundadas, hoy tu ausencia es esa lluvia que no cesa, de cielos nublados y furiosos, tu ausencia es fuego que no quema, donde la luz no es cálida, donde la luz es frío, sombras y cenizas que marcan el espacio donde siempre estas y donde hoy solo habita el vacío. Me pregunto como estas hoy, que tal va tu día y me lamento que no estés aquí para convencerme de hacer esas actividades que declaro absurdas, esas que me quitan el tiempo y me colman la paciencia, y que hoy quien dijera que hecho tanto de menos.

Aquí estoy. Aquí sigo. Paciencia. Esperare tu regreso, y ten por seguro, la alegría de verte me hará olvidar estos lóbregos delirios en los que jamás creí evocarte tanto, hablaremos y me sentiré crispada de escuchar esos tus torrentes de palabrería ininterrumpida que dominas con exquisita perfección. Viviré de nuevo tus habituales locuras, tu creatividad, tus alardes de sapiencia, tus delirios de grandeza, discusiones, retos, tus preguntas, y hasta tus intentos de arte, estaré crispada, alterada, impaciente, exasperada… y, créeme: Feliz.

martes, 15 de julio de 2008

Soy



Me escapo, tantas sonrisas, tanto discurso, esas cosas... ¿Son por mi?, ¿para mí?, ¿de mi?, ¿conmigo?... Necesito aire y poco a poco me alejo, a mi espalda queda atrás el marco iluminado, donde se quedan encerradas las sombras que danzan y gesticulan, los brazos que de igual forma me acarician o me aprisionan.

Cierro los ojos y trato de entenderlo. Todos y nadie a la vez llegan tan hondo, donde solo mi esencia vive, me siento tan complacida y tan inaccesible, tan emocionada y tan distante al mismo tiempo.

Individual. Gentil. Me ausento. Estoy. Todo a la vez, es parte de la dualidad que me subyuga, que me convierte en todo y en nada, me distingue y me complica, esta mañana obscura me lleva a descubrir que aún puedo conversar con la luna, mi astro regente, aunque no crea en horóscopos ni en nadie que me juzgue a través de ellos. La luna es solo poesía y yo un soldado que convierte los tonos de luz en palabras.

Me sonrío, sigo siendo quien soy, no me pierdo, no me encuentro, vivo en mi agradable remolino de irrealidad que me hace ser común y extraordinaria a la vez. Soy. Siento. Este día también, como en todos los años anteriores, sigo siendo Yo... Abro los ojos, deshago mi andar y estoy de nuevo, hay manos con copas que alzar, hoy brindo por eso.

.

jueves, 3 de julio de 2008

Las Palabras


The Writer Part 2 by *visceral

Las palabras
¡Malditas! se niegan a salir
Viven encerradas
En mi torpe y huraño corazón
Y al arrancarlas
Se llevan trozo a trozo
Cada parte de mi ser
¿Y para qué me resisto?
Al final todas las palabras
Serán liberadas
Y terminaré flotando enhiesta
He incorpórea
En cada hoja de papel
En que escribo

Dinora, 1997